11 Noviembre, 2019

Gran Museo Cálidda

Tiempo de lectura 00:03:00

Uno solo ama lo que conoce, por eso es tan importante conocer nuestra historia para amarla y protegerla. Cecilia Camargo, arqueóloga de Cálidda, nos cuenta sobre los hallazgos arqueológicos recuperados en el subsuelo de Lima y nos invita a conocer el Gran Museo Cálidda, una página web con información importante para toda la familia.

No hay nada más maravilloso que trabajar en lo que amas y poder con ello trascender. Este es el caso de Cecilia Camargo, coordinadora del área de Patrimonio Cultural Cálidda, quien lleva 5 años trabajando con nosotros y ha sido gestora del desarrollo y crecimiento de esta área.

Cuéntanos sobre la gestión del área arqueológica de Cálidda

Dirijo “El Programa de Patrimonio Cultural” que consiste en la gestión sostenible del patrimonio cultural de Lima y Callao que Cálidda ayuda a descubrir día a día, literalmente, debajo de nuestros pies.

El área de arqueología acompaña siempre todas aquellas obras que tienen que ver con remoción de tierra, con el objetivo de identificar y proteger cualquier evidencia cultural que se encuentre aún en el subsuelo de la ciudad. Todo esto en coordinación con el Ministerio de Cultura.

Todo lo que vamos recuperando se vuelve un activo que nos permite investigar para recuperar parte de la historia prehispánica de la ciudad y contárselo a la población.

Las obras que realizan en simultáneo son muchas. ¿Cómo hacen para estar presentes en todas?

Desde el área de arqueología, trabajamos de la mano de nuestros colaboradores y de las contratistas. Nosotros los capacitamos en el protocolo, sobre lo que se debe hacer en caso de encontrar algo, cómo reconocer eso que te pueda generar una duda para parar de inmediato y comunicarse con nosotros.

En Cálidda todos somo aliados por la cultura, las contratistas, nuestros colaboradores, la gente que está en campo y que apoya al equipo de arqueólogos que va a las obras, todos. Los primeros en ser estrictos respecto a esto son los directores de la empresa, siempre inculcan el respeto por nuestro pasado y que cuando existe un posible hallazgo, la única opción es parar.

Le damos prioridad a las obras que tienen un alto potencial (de descubrir algo arqueológico) sean las que están contiguas a las huacas que aún existen o donde sabemos que hubo huacas, contamos con un catastro muy rico que hemos armado en el área de arqueología, en el que tenemos identificados los más de 400 sitios arqueológicos que aún existen en Lima, además de los que existieron que son muchos más.

¿Desde cuándo Cálidda empezó a trabajar con un equipo arqueológico?

Esa es una cosa muy particular y buena de la empresa. Que yo conozca, es la única que tiene al arqueólogo, no como un asesor, sino como parte del equipo. La mayoría lo terceriza, pero Cálidda, desde el inicio de sus operaciones hace 15 años, ha tenido a un arqueólogo dentro del staff como un colaborador más.

En el área somos 3 arqueólogos por parte del staff, pero tenemos tercerizado otro equipo de especialistas tanto en campo haciendo el monitoreo de las obras como, dedicándose al análisis, conservación, restauración y procesamiento de toda la información que recuperamos.

En paralelo, cuando se abren proyectos más grandes, por ejemplo, cuando llegas a un punto donde no se puede instalar el Gas Natural porque la evidencia arqueológica es muchísima; la excavación se convierte en un rescate arqueológico que puede durar semanas o incluso meses. El costo de parar una obra es alto para Cálidda, pero aun así, somos coherentes con nuestro compromiso y paramos lo necesario para recuperar aquella historia que luego compartiremos con los limeños.

¿Podrías detallar cuáles son los procesos que siguen cuando encuentran un hallazgo arqueológico?

Si el arqueólogo monitor encuentra algo que pueda ser arqueológico, aquel que está excavando la zanja tiene que parar y avisar a su superior inmediato. Toda esa parte de la obra se “congela”, y si es necesario detener toda la obra, se hace.

Es el arqueólogo quien decide si lo que se ha encontrado es arqueológico o no.  Nos ha pasado que hemos encontrado otras cosas, algunas modernas o más actuales, incluso cosas de chacras, pero es el arqueólogo quien decide si son relevantes y continua la obra o comienza el proceso de recuperación.

Luego que el arqueólogo define que se trata de una hallazgo,  esa zona deja de ser parte de la obra y se vuelve un área de excavación arqueológica, ahí se le da aviso inmediato al Ministerio de Cultura.

Luego se coordinan las acciones que pueden ser: recuperar el hallazgo, desviar la traza de la tubería o también no pasar por esa zona y esa obra se detiene definitivamente. Todas las opciones son válidas, todas nos han pasado, lo que normalmente sucede es que se recupera la evidencia arqueológica, se amplía un área de excavación, entramos los arqueólogos apoyados por algunos trabajadores con supervisión del ministerio y excavamos con métodos arqueológicos ese hallazgo.

¿Nos podrías contar sobre el Gran Museo Cálidda?

El Gran Museo Cálidda es una página web a la que le tenemos gran cariño porque nos ayuda a lograr lo que buscamos: contar nuestra historia a la comunidad. Diseñamos esta herramienta sobre todo pensando en una difusión masiva y en una forma rápida para que todos conozcan nuestros hallazgos.

El Gran Museo Cálidda nace con la idea de que cuando uno hable de la arqueología de Lima y el Callao, tenga de principal referente esta página, quien sea: un académico, un escolar, un universitario. Queremos que cuando quieran saber sobre la historia prehispánica de Lima utilicen el Gran Museo Cálidda como fuente. ¿Qué tiene el Gran Museo? Tiene información sobre los sitios arqueológicos de Lima y Callao, complementado por los hallazgos que ha realizado la empresa.

También, tiene un espacio para publicaciones, pronto empezaremos a invitar a colegas para que cuelguen sus publicaciones sobre la arqueología de Lima y Callao, y alimentarnos también de bibliografía.

La plataforma cuenta con mucha información multimedia, fotografías históricas, fotografías 3d, videos, entre otros, que dan soporte a la historia de los hallazgos que ahí contamos.

Algunos de estos hallazgos tienen más información, otros menos, porque hay muchos sitios que no han sido estudiados y solamente son mencionados por viajeros, por investigadores, pero nadie realmente los ha excavado. A veces, no sabemos mucho del sitio, pero Cálidda ha pasado cerca y ha encontrado algunos hallazgos que pueden contar un poco de la zona.

¿Y de dónde surgió la idea?

De nosotros, del área de Patrimonio Arqueologíco. Empezamos recopilando  información para hacer una gran matriz de manera preventiva y poder ayudar al diseño de obras. Pero, la información cada vez se fue enriqueciendo, vimos que era muy valiosa y comenzamos a cruzarla con los hallazgos que tenemos y dijimos: “esto hay que contarlo”.

Porque la práctica en arqueología es eso, si tú no llegas al final del círculo (que es la difusión) en realidad no sirve para nada. La cosa es a quién lo difundes y qué estrategias usas. Opino que siempre debes dirigirte al ámbito académico y tener una contraparte que es de difusión masiva porque es algo que nos pertenece a todos.

Estuvimos revisando la página del Gran Museo y vimos que había talleres para niños, talleres para público en general, ¿podrías contarnos un poquito sobre esto?

Sí, trabajamos a través de alianzas con municipalidades, con el Ministerio de Cultura y con varios colectivos civiles. Hay mucha movida en los distritos a nivel cultural, hay mucha gente organizada que viene haciendo cosas en sus sitios arqueológicos hace tiempo, con ellos también trabajamos y apuntamos mucho al público escolar y a los vecinos.

Hemos hecho talleres todos versados en patrimonio cultural en general o directamente sobre la riqueza arqueológica de los distritos. La idea es también promocionar los destinos arqueológicos, que la gente conozca su historia a través de estos sitios y de los hallazgos de Cálidda.

Por ejemplo, el último fue en alianza con la plataforma cultural Guardianes de la Huaca Bellavista del distrito de Santa Anita. Llevamos una muestra a 8 colegios durante dos meses, fueron más de 4,000 estudiantes y profesores.

¿Y qué tal la respuesta?

Muy buena. Muchos niños y niñas no sabían que existía una huaca en su distrito y han quedado maravillados. Todos debemos conocer nuestra historia y nuestro pasado, para poder amarlo, valorarlo y respetarlo.

Hemos trabajado también con mujeres líderes en comedores populares y con niños y niñas discapacitados.

¿Qué es para ti lo más importante de conocer nuestra historia, de todo este proyecto que realiza Cálidda?

A mí me parece que es tarea de todos, que debemos conocer de dónde venimos, de repente suena trillado, pero cuando tú sabes de dónde vienes sabes dónde estás y hacia dónde vas, refuerzas tu identidad y reforzar tu identidad relacionándola con tu pasado es muy potente. El orgullo que tú puedas sentir por lo tuyo, por saber que vienes de algo muy rico, eso empodera mucho a la gente, el pasado milenario que tenemos en Lima, en Callao y en el Perú en comparación al resto del mundo es muy muy rico.

Entonces yo creo que esa es la parte más importante, que Cálidda ha tomado conciencia de que esto que empezó como una necesidad, termina siendo un compromiso con nuestra cultura y nuestra comunidad.

Notas recomendadas

El aire que respiramos

La oportunidad detrás de la crisis. Ahora, Lima respira un aire más limpio.

Leer más

Webinar de arqueología

Realizamos a través de Facebook Live, el primer webinar arqueológico sobre nuestros hallazgos en Puente Piedra.

Leer más

Desafío Kunan 2020

¡Cálidda se suma al Desafío Kunan 2020 para impulsar la categoría "Ciudades Sostenibles"

Leer más

Suscríbete a nuestro boletín

Mantente informado con nuestras notas