10 Diciembre, 2021

TECHO y Comedores Cálidda

Tiempo de lectura icon-watch-read 00:02:00

En el año 2010, Cálidda se propuso alcanzar un nuevo reto para contribuir con el desarrollo sostenible del área de influencia directa: los comedores populares. Con esa consigna, hicimos los esfuerzos necesarios para conectar gratuitamente al Gas Natural a las organizaciones ubicadas en las zonas cercanas a nuestras redes de distribución, con el fin de generarles importantes ahorros en los gastos de energía, impactando directamente en la calidad y cantidad de alimentos que estos centros brindan a las personas en situación de vulnerabilidad.

A la fecha, ya hemos conectado gratuitamente al servicio de Gas Natural a más de 860 comedores populares de 23 distritos de Lima y Callao. Se estima que el ahorro generado en estos comedores ha beneficiado a más de 72,000 personas que dependen de estos espacios para su alimentación diaria.

Sin embargo, si bien es muy importante garantizar la continuidad del servicio de los comedores comunales, hay muchos más espacios de mejora que traerían beneficios directos a los vecinos que asisten diariamente. Es en ese contexto que, en colaboración con la organización TECHO, pusimos manos a la obra para afianzar la seguridad de los ambientes de trabajo donde se elaboran los alimentos de siete comunidades vulnerables.

El principal objetivo de TECHO es la reducción de la desigualdad social a través de medidas concretas en espacios comunitarios vulnerables. Trabajan conjuntamente con los vecinos y jóvenes voluntarios para asegurar un correcto enfoque de las soluciones que se implementan, prestándole especial interés a la restauración de la infraestructura compartida por la comunidad.

Junto con TECHO y la presencia de nuestros colaboradores como voluntarios, tras una ardua investigación sobre las necesidades de las organizaciones vecinales, implementamos mejoras en distintos comedores populares de la ciudad: tres en Villa María del Triunfo, tres en San Juan de Miraflores y uno en El Agustino. El correcto equipamiento de los comedores garantiza la seguridad alimentaria, así como la seguridad de los colaboradores vecinales al otorgarles un espacio de trabajo digno.

Un ejemplo importante es el del comedor “Felipe Alva Alva” de San Juan de Miraflores, que fue beneficiado con la renovación de la estructura de su techo, así como el equipamiento con mesas, sillas y estantería metálica. Además, se hizo entrega de un nuevo tanque de agua, se rehabilitó la puerta de acceso principal y se pintó la fachada. Esto fue posible en parte también por el aporte de una cadena solidaria de 63 voluntarios que donaron el monto de S/ 6.080.

Dentro de la experiencia de varios años de trabajo, podemos mencionar el gran concurso “Manos a la Olla”, donde se buscaba resaltar la labor de los comedores populares y poner en valor la gastronomía e insumos peruanos. Fue en este concurso, en su edición del 2012, que la lideresa del comedor “Felipe Alva Alva”, Elizabeth Pérez, junto a todo su equipo, fueron premiados con el primer lugar por demostrar toda su capacidad creativa gracias a la energía del Gas Natural.

Otro de los comedores beneficiados fue “Villa Hermosa” de El Agustino, donde a la labor de una limpieza general de su espacio, se le suma el equipamiento con mesas, sillas y anaqueles tal como en el anterior ejemplo, además de implementar un tanque de agua elevado. En este caso particular, el trabajo de nuestros equipos y TECHO se concentró en el desmantelamiento de 100 m2 de techumbre en mal estado, así como el armado de una estructura para sostener la instalación de calaminas termoacústicas.

Este mismo comedor fue premiado gracias al Programa de Voluntariado: Concurso de Emprendimientos de Cálidda, donde aportamos un capital semilla de S/ 5.000 por la iniciativa de su lideresa Ivonne Pacheco y su equipo de venta de cachangas y picarones que les ayudará a financiar sus actividades comunitarias y sostener su espacio de trabajo.

Nada del trabajo desarrollado con TECHO, pudo haber tenido lugar sin el apoyo de nuestros colaboradores a través del programa “Voluntades Cáliddas”. Este programa de voluntariado se reinventó durante la pandemia con trabajo a través de canales digitales, además de la firma de convenios institucionales y alianzas que persiguen el bienestar comunitario.

El resultado final del tremendo trabajo en conjunto es sin dudas una motivación para insistir en el objetivo de apoyar al desarrollo de las comunidades más vulnerables. Gracias al aporte de TECHO pudimos implementar mejoras en la infraestructura de los comedores populares: “Víctor Raúl Haya de la Torre”, “Virgen del Carmen”, “La Unión”, “Flora Tristán”, “Virgen de Chapi”, así como a los ya mencionados “Felipe Alva Alva” y “Villa Hermosa”, donde se vieron beneficiadas más de 600 personas.

Es así como el trabajo continuo de Cálidda y sus trabajadores, fortalece las relaciones con las comunidades más vulnerables que día a día se esfuerzan por salir adelante. Contribuir al progreso de las personas, con metas claras de sostenibilidad, es uno de los más importantes aportes de la energía limpia del Gas Natural.

Notas recomendadas

Notice image

Convenios con Municipalidades

Gracias a los numerosos hallazgos arqueológicos, Cálidda tiene convenios con municipalidades para difundir su historia

Leer más

Notice image

"Más que junco y totora"

Conoce aquí todas las iniciativas que impulsamos para preservar el patrimonio cultural de todos los peruanos.

Leer más

Notice image

Reconstrucción en 3D de Yaku

Conoce aquí todas las iniciativas que impulsamos para preservar el patrimonio cultural de todos los peruanos.

Leer más

icon-message-newsletter

Suscríbete a nuestro boletín

Mantente informado con nuestras notas

    icon-arrow-to-top