8 Agosto, 2020

Reflexión en época de pandemia

Martín Mejía del Carpio

CEO

Tiempo de lectura 00:02:00

En estos momentos de pandemia se ratifica la importancia de trabajar en conjunto y de aportar desde donde estamos para hacer sostenible nuestra tan golpeada economía. Nos toca trabajar y apoyarnos entre todos para que la rueda nuevamente empiece a girar y que la reactivación económica sea total, pero no solo pensando en el presente, sino también en el futuro. 

La pandemia del Coronavirus ha tenido un impacto muy grande en el Perú. Estamos dentro de los países con mayor cantidad de contagios en el mundo; y lamentablemente, hemos sobrepasado las 20 mil víctimas fatales por COVID-19.

Sumada a la emergencia sanitaria, la crisis económica en nuestro país es la más fuerte de los últimos 130 años, desde la ocasionada por la Guerra del Pacífico (1879-1883). Nuestra economía va a tener una de las contracciones más fuertes en el mundo, con una reducción estimada del 12% del Producto Bruto Interno vs el año 2019. Además, según la Encuesta Permanente de Empleo para Lima Metropolitana, el empleo dependiente formal e informal, cayó en -52% y -59% entre marzo y mayo, respectivamente.

Esta crisis también nos concentra en reflexionar sobre la realidad de nuestro país y las décadas de debilidad institucional y desinversión en infraestructura y salud pública que nos pasan la factura hoy, cuando más hace falta.

El golpe ha sido durísimo, y sus efectos en muchos casos se van a seguir presentando en el mediano y largo plazo, pero también nos presenta la oportunidad de solucionar otra crisis de mucha importancia, la unión entre todos los peruanos. Las empresas privadas y la sociedad civil debemos enfocarnos en una agenda que promueva el desarrollo, la generación de empleo, la reactivación, el crecimiento económico y la inversión en infraestructura pública que garantice siempre el bienestar de las personas y nos permitan estar mejor preparados para momentos como el que pasamos actualmente.

Dentro de esa agenda para promover desarrollo se encuentran políticas que traen enormes beneficios al país en lo económico, lo social y lo ambiental; como la masificación del Gas Natural, energía 100% peruana que proviene mayoritariamente del yacimiento de Camisea.

Durante los últimos 15 años, nuestra economía se volvió más competitiva gracias al uso del Gas Natural. Este recurso, abundante en nuestro país, es la fuente de energía más barata en comparación con todos sus sustitutos en todas sus categorías (carbón, diesel, GLP y electricidad en el hogar). Es tan competitivo frente a los demás combustibles, que el Gas Natural distribuido en Lima y Callao ha permitido generar ahorros para la economía de alrededor de US$ 22 mil millones desde el año 2005, lo cual equivale al 80% de la pérdida de Producto Bruto Interno que se espera tener en nuestro país este año por los efectos de la pandemia (US$ 27 mil millones).

 

La importancia del Gas Natural en la reactivación económica

Además de generar competitividad, el reemplazo de otros combustibles por Gas Natural ha evitado la emisión de 88 Millones de Toneladas de CO2 al ambiente. Para lograr una reducción de emisiones por año igual a la lograda por el Gas Natural, tendríamos que plantar árboles en 6.6 millones de hectáreas, lo que podría cubrir toda la superficie del Departamento de Arequipa. Esta reducción de emisiones tiene un impacto directo en la salud pública de los que vivimos en Lima Metropolitana, la segunda ciudad más contaminada de Latinoamérica.

En Lima y Callao, en la cual se tienen más de 2.5 millones de viviendas, ya contamos con casi 1 millón de hogares que gozan de esta energía, habiendo conectado en los últimos 3 años más de 500 mil nuevos hogares. Si bien hemos logrado un gran avance, el futuro dependerá de una mayor planificación de los gobiernos locales, teniendo en cuenta que el crecimiento de las viviendas se realiza de manera vertical con proyectos inmobiliarios y que es necesario que las municipalidades consideren dentro de las aprobaciones de los proyectos en sus distritos la construcción de las conexiones internas de Gas Natural para mejorar la calidad de vida de sus vecinos y sus distritos. La consideración hacia el Gas Natural como un servicio público básico tan importante como la luz y el agua es necesaria para lograr este avance.

Dentro de los principales vectores de crecimiento para la sostenibilidad en la masificación del uso de Gas Natural en el Perú está el sector transporte, considerando que es el principal consumidor de energía del país (45%) y que en este residen las más amplias oportunidades de ahorro y reducción de emisiones.

Actualmente, en Lima y Callao circulan aproximadamente 200 mil vehículos a GNV (Gas Natural Vehicular), en su mayoría taxis, y 600 buses del Metropolitano, único sistema rápido de movilidad 100% a GNV en Latinoamérica. Si bien estos avances son importantes, el potencial que tiene este sector es mucho más grande. Nuevas tecnologías como el GNV-L (Gas Natural Licuado) para unidades de transporte de carga y de pasajeros de larga distancia han tenido innumerables casos de éxito en otros países como China, España y Estados Unidos; aportando mayor autonomía (más recorrido sin recarga de combustible) y ahorro a las empresas dedicadas a estas actividades.

Vehículos a GNV

Desde Cálidda venimos impulsando el desarrollo de este nuevo sector con la construcción de la primera Estación de Comercialización directa al consumidor final de GNV-L en el departamento de Lima, ubicada en la Panamericana Norte, a través de la cual esperamos impulsar un mercado creciente e importante para la transición a combustibles limpios que eviten las emisiones de CO2 al ambiente.

En los últimos años en nuestro país se viene hablando mucho sobre la transición a movilidad limpia. En Calidda apoyamos todas las iniciativas que buscan mejorar la calidad de nuestro aire y pensamos que hoy tenemos la oportunidad de utilizar el Gas Natural como el combustible de transición teniendo toda la infraestructura ya construida para ello.

El Gas Natural hoy es una alternativa viable que podría reemplazar al Diésel, principal combustible utilizado en nuestro país, generando además casi la misma reducción de emisiones que la movilidad eléctrica. El GNV es la única solución viable inmediata para el transporte con la mejor relación costo – beneficio e impacto en la mejora de nuestro aire. Sin embargo, para lograrlo: TODOS TENEMOS QUE CREERLO. Empresa privada, autoridades y sociedad civil en general, tenemos que creer en la masificación del Gas Natural para seguir invirtiendo en llevar este importante recurso a todos los peruanos y peruanas, promoviendo su progreso y la mejora de su calidad de vida.

Tengo la confianza de que saldremos fortalecidos de esta crisis, que aprenderemos a valorar más las cosas buenas que tenemos como país y que comprenderemos la importancia de trabajar en conjunto por mejorar la calidad de vida de todos los peruanos y peruanas.

Estoy convencido que así será.

Notas recomendadas

¡Conexión 900 mil!

Más de 3.8 millones son beneficiados en Lima y Callao con un combustible más económico, seguro y ecoamigable.

Leer más

Villa Panamericana

Donamos la reconexión de Gas Natural en la Villa Panamericana, recinto que albergará pacientes con COVID-19

Leer más

RIMAC: Premio a la Excelencia

Cálidda es la empresa ganadora de la categoría "Mejor Iniciativa en Prevención de Riesgos Laborales".

Leer más

Suscríbete a nuestro boletín

Mantente informado con nuestras notas